viernes, 30 de agosto de 2013

VUELVO AL BLOG

Si la Fé nace de un deseo, dará como resultado una fuerza interior bruta sin directriz racional.